Los niños tienen una gran capacidad intuitiva que les permite descubrir el mundo que les rodea e interactuar con todo lo que sucede. El yoga les ayuda a mantener esa cualidad que les lleva a sentir cada experiencia como algo nuevo y sin condicionamientos mentales.

 

Enseñamos a los niños a mejorar su respiración, su conciencia corporal, aumentar su atención, a mejorar su equilibrio emocional y a relajarse, todo ello de una manera divertida.

 

Para ello usamos las prácticas de yoga como las asanas (posturas), respiraciones, visualizaciones, expresión emocional, tratak (concentración), yoga nidra adaptado, ritmos...

 

Pueden participar los niños a partir de los 6 años.